Mediterranean Consulting | La empresa textil extendida. ¿Cómo gestiono mi producción textil?
17754
single,single-post,postid-17754,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive

La empresa textil extendida. ¿Cómo gestiono mi producción textil?

textil3

El sector de la moda está cambiando a pasos agigantados. Actualmente, un modelo de gestión para el sector textil que pueda considerarse válido, debe tener como uno de sus objetivos estratégicos el optimizar el tiempo que transcurre entre el diseño del modelo, su producción y su comercialización. Por este motivo, las empresas que se engloban dentro del ámbito textil están viviendo una transformación industrial en la que están pasado de disponer de una planta propia para la producción de todos sus modelos, a contar con una red de talleres externos de producción a los que se subcontrata parte de la fabricación textil. La dispersión geográfica de los talleres y las diferentes formas que tienen éstos de gestionarse, obliga a la empresa al despliegue de mecanismos especiales de control sobre esa producción subcontratada. La finalidad de este artículo es definir bajo el concepto de “LA EMPRESA TEXTIL EXTENDIDA”, las principales etapas que forman parte de este modelo de gestión, junto con una serie de recomendaciones estratégicas que merece la pena destacar. En un entorno globalizado, donde la competencia es cada vez mayor, el crear estrategias de organización y distribución que nos diferencien del resto, se ha convertido en una necesidad. La correcta adopción de un modelo eficiente de externalización condicionará, sin lugar a dudas, la supervivencia de gran parte de las empresas del sector textil. Dentro de la gestión de los centros externos diferenciamos dos grandes áreas, el diseño de los nuevos modelos y la fabricación en sí misma. Gestión del diseño Aquí tratamos lo concerniente a la evolución de la prenda a diseñar, desde la idea inicial hasta el prototipo final. En este punto deberán tenerse en cuenta: los materiales que forman parte del modelo, las diferentes operaciones para su fabricación, las imágenes definitivas de la prenda, los complementos, el etiquetado…, es decir, toda aquella información necesaria para mostrar al taller que fabrica para nosotros cómo es la prenda que se debe fabricar y cuáles son sus condiciones. La información debe estar centralizada y debe ser accesible para cada interlocutor implicado en el proceso. El histórico de la evolución del modelo tiene que ser totalmente trazable. En este apartado, la propuesta consiste en la creación de un modelo de gestión del diseño, diferenciado para cada cliente, y la puesta en marcha de la plataforma tecnológica que sustentará ese modelo. Por lo tanto, al final, la información de los modelos estará centralizada y se podrá asignar a los diferentes talleres. De esta manera, la asignación de modelos se podrá realizar en tiempo real y no tiene por qué enviarse ni información física ni contratipos, etc. Todas las modificaciones de la prenda estarán en la plataforma y podrán actualizarse y notificarse en tiempo real a las personas responsables tanto de nuestra empresa como del taller que trabaja para nosotros. Gestión de la fabricación subcontratada La visión estratégica global se basa en la siguiente premisa: Debemos tener un modelo de gestión de fabricación centralizado, que se basará en la suma de todos los talleres externos con los que trabajamos. Por lo tanto nuestra “capacidad de planta” será la suma de todas las capacidades de los talleres externos. Si queremos tener un modelo de gestión de talleres consistente, escalable y trazable, debemos analizar en primer cuál es la estructura de nuestro sistema productivo, para poder realizar lo que podíamos llamar una “extensión de nuestro entorno” . Así, los talleres pueden acceder a las producciones que tienen que realizar y al mismo tiempo pueden imputar diariamente el avance de la producción realizada. Será un punto crítico el especificar correctamente el mejor y más eficiente método de integración de la información generada por los diferentes talleres hacia nuestro sistema. En varios casos reales que hemos realizado, la solución adoptada se ha basado en la creación de aplicaciones on-line para los talleres que les permitía imputar diariamente el trabajo efectuado. Es habitual el hecho de que cada empresa disponga de su particular sistema interno de gestión (ERP) en el que se procesan las ordenes de fabricación y el resto de flujos de trabajo de la empresa: contabilidad, gestión comercial, etc. En este aspecto es muy importante integrar el sistema de control de talleres con el sistema central de la empresa- ERP-. Para que este punto sea un éxito, debe realizarse una especificación detallada de procesos y requerimientos que posteriormente deberán ser gestionados por personal de la empresa. Por eso, es importante ser pragmáticos y plantear soluciones reales que sean sostenibles en el tiempo. Por nuestra experiencia acumulada en la gestión de talleres externos, podemos afirmar que “no existen dos modelos de gestión de talleres idénticos”. Es evidente que hay, como en todo modelo, puntos comunes, pero es en los puntos específicos donde radica el éxito o fracaso de un proyecto de este tipo. Como en todo procedimiento de estas características, en primer lugar se debe crear el modelo a medida del cliente. Después hay que desarrollar el entorno tecnológico necesario para dar cobertura al modelo creado. La implantación en los centros de producción La capacidad de manejo del sistema de gestión descrito por parte de los diferentes centros subcontratados, es sin duda un punto clave. Es decir, por bueno que sea el sistema de relación con talleres, el que se forme adecuadamente al personal del taller que lo va a utilizar, es en el fondo, lo que garantizará su utilización de una manera eficaz y eficiente. Por este motivo debe llevarse a cabo con especial delicadeza la fase de implantación de nuestro modelo en los talleres, ya que, como conocedores del sistema que se ha creado, podemos transmitir eficazmente cómo se debe de utilizar. El cuadro de mandos textil La dirección debe poder gestionar, desde un cuadro de mandos, la monitorización de toda la evolución del proceso descrito. Todo el modelo de gestión propuesto, generará un cantidad ingente de datos que nosotros debemos convertir en “información”. Por este motivo, deberán definirse aquellos indicadores de seguimiento que permitan realizar una toma de decisiones basada en los datos de detalle generados por nuestro modelo. Deben identificarse aquellos indicadores clave de rendimiento para que el gerente o responsable de la gestión de talleres externos, pueda “monitorizar” la actividad diaria. Conclusiones Es básico disponer de un plan de acción estratégico, priorizado y con un horizonte temporal delimitado, que nos organice los cambios a realizar en nuestra empresa de forma ordenada y medible. Es un factor clave el entender que cada organización tiene unas necesidades distintas y que el modelo de gestión y plan de mejoras dependerá de estas necesidades. Por ello, debe entenderse que un proceso como el que estamos planteando en este artículo, no es una solución ‘estándar’, y que las soluciones válidas para otras organizaciones pueden no ser válidas para la nuestra. Las personas son clave en las organizaciones y el impacto sobre ellas de una implantación de un nuevo modelo de gestión puede ser muy importante. Por lo tanto, la correcta gestión del cambio es un elemento clave. Podemos elegir para nuestra empresa el mejor ERP del mundo, que si los procesos que teníamos anteriormente no se remodelan, seguirán siendo igual de eficientes o ineficientes como lo eran hasta el momento de la implantación. La puesta en marcha de nuevos sistemas, etc., realizados de esta manera, tendrán un mínimo impacto en la eficacia y la eficiencia en nuestra compañía. La tecnología es un medio que nos debe ayudar a conseguir unos objetivos empresariales, no es en sí una finalidad. La realidad es que actualmente la tecnología es un fuerte aliado en cualquier estrategia que la empresa pretenda desplegar, por lo que cualquier planteamiento de mejora implica incorporar elementos tecnológicos que nos faciliten y optimicen el trabajo. En todo proyecto de organización de la producción textil existen dos grandes apartados: la definición del modelo de gestión y la creación del entorno tecnológico que soporte ese modelo. Por experiencia, la definición del modelo (estructura de procesos, requerimientos por área, entorno operativo, etc.) es el factor determinante para que el proyecto funcione. Debe revisarse la estructura empresarial, identificando los procesos estratégicos, operativos y de soporte que finalmente serán los que determinarán el alcance de nuestro modelo de gestión. Por otro lado, debe llevarse a cabo el desarrollo de toda la plataforma tecnológica que deberá soportar nuestro modelo de gestión. Es decir, debe crearse el ecosistema de información necesario para que el modelo sea operativo. Como estrategia, es recomendable identificar en el mercado aquellas “piezas” que puedan necesitarse, complementadas con otras desarrolladas a medida para aquellas funciones que no existan y que deben crearse para su empresa. La implantación en talleres es una de las tareas, que aunque no sea estratégica, sí que es clave. Debemos recordar que una buena implantación es la guinda de todo el proyecto y por eso esta tarea debe realizarse con un especial cuidado, puesto que es el punto en donde se realiza la transmisión del conocimiento entre nosotros y el centro de producción al que hemos subcontratado nuestros modelos.